IPAMA reconoce a la escuela como un agente socializante de la niñez.

Personal directivo, personal docente y personal de apoyo son figuras de autoridad por excelencia; brindamos a ellos capacitación en educación socioemocional y mindfulness: Cázarez Gámez.

Hoy más que nunca, ante una realidad social que demanda el rescate de aquellas figuras de autoridad que en el pasado fueron fundamentales para lograr que el niño, el joven y el adulto internalizaran y pusieran en práctica el sentido de los límites, el respeto a las reglas sociales establecidas y a todas las figuras de autoridad, es necesario ponderar una vez más su aporte a la sociedad y enaltecer su rol a los ojos de las nuevas generaciones.

Para el Lic. Ramsés Cázarez Gámez, Director General del Instituto para la Prevención de Adicciones del Municipio de Ahome (IPAMA), una de esas grandes figuras de autoridad, que se traduce en un Agente Socializante de la Niñez, sin duda alguna es la Escuela; estos es, la figura de autoridad por excelencia encarnada en la maestra, maestro, personal directivo y todo el personal de apoyo deben ser percibidas una vez más como aquellas cuyo rol va más allá de sólo lograr que el alumno adquiera conocimientos.

Cázarez Gámez, explicó que apenas el fin de semana, en coordinación con la Supervisión Escolar de Secundarias Estatales Zona 006, se llevó a cabo el Taller de Implementación de Herramientas sobre Educación Socioemocional y Mindfulness bajo la conducción del Profr. Javier González Martín del Campo en el Auditorio del Parque Recreativo La Oruga del Patronato ProEducación del Municipio de Ahome, de las 09:00 a las 14:00 hrs. con la participación de 139 docentes de 15 planteles educativos, 7 personas adscritas a la Supervisión Escolar y el propio Profr. Rogelio Cota Romero, Supervisor Escolar, logrando como objetivo la motivación necesaria para que todo este personal clave se comprometiera a multiplicar ante sus alumnos los conocimientos y habilidades adquiridas sobre la temática.

El Director General del IPAMA, dice que con ello, se pretende que la escuela sea vista una vez más como una institución socializadora que en ella se trasmiten además pautas sociales y valores que ayudan al alumno a vivir en un grupo para integrarse posteriormente a la sociedad respetando sus normas, leyes y valores. La función socializante de la escuela, a través del rol de las maestras y los maestros, ayuda al niño a convertirse en miembro adulto, responsable y activo dentro de la sociedad en la que se desenvuelve.

Por ese reconocimiento respetuoso al papel que en nuestra sociedad ha jugado y, debemos reconocer, que sigue jugando la escuela, IPAMA busca ir al encuentro de esas excelentes figuras de autoridad dignas de ser imitadas por los niños para trabajar en alianza en la prevención de las conductas adictivas y otras conductas de riesgo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *